Poemas de amor y unión de familia

Poemas de amor y unión de familia. Con la finalidad de propiciar la unión y manifestar el amor en familia, hemos preparado una serie de poemas con esta finalidad.

Poemas de amor y unión de familia: Unión con el ser amado

Poemas de amor y unión de familia

Unión con el ser amado

Mi mente se llena de poesía al recibirte en ella,
te reclamo nunca me escribiste una porque yo lo haría a ti,
y es que si amas a alguien le das algo de ti,
y prefieres darme tu poesía antes que escribirla para mi.

Te amo más que a nada en el mundo.
Te amo desde que naciste.
Te amo desde que apretaste mi dedo.
Te amo desde que te vi sonreír por primera vez, con tu picardía inocente y que solo quienes te aman reconocen.
Te amo desde el momento en que te recibí en éste mundo.
Te amo y muy pocos lo entenderán, pues es nuestro secreto: nuestra poesía unión será.

A través de ti viviré,
a través de ti amaré,
a través de ti veré el mundo que siempre soñé,
a través de ti experimentaré lo que siempre soñé: vivir eternamente.

Siempre recuerda: quien te ame a ti que sea de tu poesía, la poesía que sale de tu corazón y esparces por el mundo.

Te amo, no lo olvides y recuerda: nuestra poesía nuestra unión será.

Escrito por: Ana María Gil @anaenletras

13 de diciembre de 2015

[divider]

Despedida a mi amado abuelo

El cielo abre sus puertas para recibirlo en sus arcas.
Aún recuerdo oírle afirmar con admiración hacia mí: “esa es la carrera del futuro”,
así como el característico “adiós Cándida” que alguna vez dedicara a mi abuela.

Recuerdo los grandes y maravillosos momentos que tuve junto a usted,
y hoy, en su partida, tan sólo quiero decirle:
gracias por ser mi ejemplo de vida,Poemas de amor y unión de familia: Despedida a mi amado abuelo
gracias por regalarme tantas risas,
gracias por todo el amor y dedicación para mi, para su familia y para todos a quienes le regaló lo mejor de usted.
Su nombre será sinónimo de bondad,
su camino ejemplo a seguir,
pues usted, mi querido abuelo, siempre será el Gran Hombre que de El Tocuyo salió y por Venezuela y el mundo se aventuró.

Gracias abuelo por el mejor regalo que pudo haberme dado: el ejemplo de un hombre valiente, sabio, familiar y bondadoso.
Gracias mi querido abuelo.

Escrito por: Ana María Gil @anaenletras

Barquisimeto, 16 de diciembre de 2.015

[divider]

A mi querida esposa, hoy en su día

Esposa y madre querida
te vengo a felicitar
en este sagrado día
que jamás puedo olvidar.

Cuando platiqué contigo
al casarnos fue mi suerte
en este amor tan profundo
nos separa la muerte.

Tu compartes el lugar
de mi madre idolatrada,
cuando me pongo a pensar
no te pagaré con nada.

Yo le pido al buen Jesús
para ti dicha y placer
que en la buena y en la mala
me supiste comprender.

Escrito por: Luis Loreto Gil Alvarado

Barquisimeto, 9 de Mayo de 1976

[divider]

De un yerno para su suegra

Las suegras son muy malucas,
dice un yerno disgustado,
cuando consigue a su esposa
junto con la suegra a un lado.

Le estará metiendo chismes
de la vecina de enfrente,
para que prenda la mecha
y escuche toda la gente.

Es verdad que hay suegras malas
que no quieren a su yerno,
en vez de desearle la vida
le están deseando el infierno.

En cambio la suegra mía
hace promesas por mí,
para que siga gozando
de la dicha de vivir.

Unos maldicen las suegras,
otros le desean la muerte;
en cambio yo le deseo
a mi suegra mucha suerte.

Yernos no quieren las suegras
yernos no quieren que vivan
en cambio yo le deseo
a mi suegra mucha vida.

Escrito por: Luis Loreto Gil Alvarado

Barquisimeto, Mayo de 1971

[divider]

Ofrenda a mi madre en la tumba

Madre querida y sagrada,
aquí vengo a visitarte:
una vela y frescas flores
es lo que puedo ofrendarte.

Fuiste madre generosa.
Eres luz en mi camino.
Yo sé que ruegas por mí
para bien de mi destino.

En este día tan sagrado
lleno de triste aflicción,
por no poder abrazarte
te pido la bendición.

Eres angel de mi guarda,
eres angel de mi guia.
Te pido siempre me ampares
por la noche y por el día.

No he visto madre en la vida
ser tan grande como tú;
por eso pido en mis ruegos
que te ampare el buen Jesús.

Madre querida y sagrada,
alma de mi devoción.
Yo te mando aquí un responso
para vuestra salvación.

Hasta pronto, madre mía,
te digo con devoción;
como no puedo abrazarte:
échame tu bendición.

Escrito por: Luis Loreto Gil Alvarado

Barquisimeto, Mayo de 1971

[divider]

Plegaria a una madre, hoy día de los difuntos

Madre: Si tú existieras,
para mí, placer sería,
para estrecharte en mis brazos
en este glorioso día.

Madre querida y sagrada,
a Dios le pido por ti
y si Dios te da poder,
pídele a mi Dios por mí.

En la tierra no he encontrado
tan noble ser como tú,
por eso pido por ti
con fervor al buen Jesús.

Si Dios me lo permitiera
visitarte noche y día,
siempre contigo estuviera
sobre tu tumba fría.

¡Que triste, madre querida,
perder un ser tan querido!
Este hijo que está en el mundo,
jamás te echará en olvido.

Escrito por: Luis Loreto Gil Alvarado

Barquisimeto, 2 de Noviembre de 1970

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.