Recordando momentos de armonía, esos momentos impactantes que son de extrema felicidad, como por ejemplo, esas vacaciones maravillosas junto al mar, el día de nuestra graduación, el nacimiento de un hijo.
También jugar y acariciar nuestra mascota, oir esa música suave que nos encanta, disfrutar de los sonidos de la naturaleza, observar nuestro jardín.
Hay infinitas posibilidades de ser feliz.

Responder