Cuidados para mascotas: Prevención de enfermedades

Cuidados para mascotas: Prevención de enfermedades. Aunque mantengamos a nuestras mascotas en óptimas condiciones, hay ciertas enfermedades que los pueden atacar y que las pueden llevar incluso hasta la muerte. Las infecciosas son las más comunes y las más contagiadas a los humanos.

Luna

Cuidados para mascotas: Prevención de enfermedades

Desde que nuestra mascota llega al hogar, tenemos que aprender a ser capaces de observar signos y síntomas que nos permitan reconocer el momento exacto de acudir al veterinario. Algunos de los signos y/o síntomas a tomar en cuenta son: estado de ánimo, presencia de vómito, diarrea, color de las heces, lesiones de piel, secreciones oculares y nasales, falta de apetito, entre otros.

Las enfermedades más comunes que pueden presentar son:

Enfermedades infecciosas virales

Son las enfermedades que podemos prevenir colocando las vacunas a nuestras mascotas en el momento adecuado y de acuerdo a las instrucciones que nos dé el veterinario, según sea el caso pueden ser aplicadas varias dosis, así, reducimos el riesgo a que sean adquiridas.

Algunas de éstas enfermedades son: parvo y corona virus, moquillo, parainfluenza, hepatitis viral, traqueobronquitis, rabia, entre otras.

Un programa de vacunas apropiado y actualizado, junto con la prevención, serían las principales defensas contra estas enfermedades, hay personas que justifican la tardía vacunación alegando que la mascota siempre se encuentra en el hogar, sin embargo, nosotros mismos podemos ser agentes transportadores de dichas enfermedades y llevarlas a nuestros hogares sin estar conscientes de ello, de esta forma nuestra mascota puede llegar a contagiarse sin salir de casa, además de que muchos virus se encuentran en el medio ambiente y se potencian con las lluvias.

Enfermedades infecciosas bacterianas y protozoarios intestinales

Estas enfermedades, a excepción de la rabia, pueden ser más contagiosas a los humanos que las enfermedades virales. En esta categoría se encuentran: la amibiasis, giardiasis, salmonelosis, entre otras.

Con este tipo de enfermedades la prevención viene a ser lo más importante. En primer lugar, nuestras mascotas no deberían dormir con nosotros en la misma cama, debemos tomar la precaución de lavar las manos luego de jugar con ellos y manipular sus alimentos, juguetes, utensilios y, sobretodo, sus excreciones; otro factor de riesgo puede ser el hábito de comer grama, la cual pudiera estar contaminada por otra mascota.

Al presentarse, lo más importante es evitar la deshidratación, la cual ocurre rápidamente; así como vigilar diversos síntomas tales como el aumento del tamaño abdominal, flatulencias y la apariencia de sus excreciones; en todo caso, se aconseja hacer una consulta de emergencia, en lugar de dejar pasar el tiempo para tratar la enfermedad y detener los síntomas.

Enfermedades infecciosas bacterianas y protozoarios hemotrópicos

En este grupo de enfermedades se engloban principalmente la ehrlichiosis, anaplasma, babesia, tripanosoma canino, haemobartonella felis, los cuales tienen gran incidencia en nuestras mascotas, ya que son transmitidas por pulgas y garrapatas, las cuales tienen ciclos reproductivos rápidos y con gran número de huevos (garrapatas de 6mil a 12mil huevos y pulgas de 2mil a 4mil huevos) y, debido a los lugares donde se ocultan, se dificulta su eliminación.

No todos estos se encuentran contaminados con estas enfermedades, sin embargo es preferible evitarlos, los síntomas pueden ser muy variados y pueden confundirse fácilmente con otras enfermedades, algunos síntomas son: enflaquecimiento progresivo, puntos rojos y ronchas, hematomas, secreciones oculares y nasales, heces oscuras o negras, vómitos, anorexia, depresión, convulsiones, sangramiento, entre otros.
Es recomendable aplicar en nuestras mascotas productos especiales para prevenir tanto garrapatas como pulgas, así como mantener limpio el lugar donde se encuentran nuestras mascotas, de esta forma evitaremos que sean picados por alguna de estas.

Enfermedades infecciosas por hongos

Estas enfermedades son las más temidas por su alto contagio al humano y las más complejas para realizar su diagnóstico por parte del veterinario, debido a su parecido con lesiones bacterianas en piel, lesiones producidas por picadoras de insectos, así como por su parecido con lesiones por alergias alimentarias.

Los principales síntomas de este tipo de enfermedades son:

  • Caída del pelaje
  • Lesiones diversas en la piel
  • Escamas, entre otros.

Para realizar un buen diagnóstico, el veterinario tendrá que realizar varios exámenes, tales como raspados de piel, cultivos, tensiones especiales, iluminaciones especiales y recolección diversa de muestras de la zona afectada, así como de secreciones en oídos y demás.

La correcta realización y aplicación del tratamiento es vital para la curación de este tipo de enfermedades.

Enfermedades infecciosas por ectoparásitos

Los ectoparásitos son: la sarna por ácaros, pulgas, garrapatas, moscas chupadoras de sangre y zancudos.

Los ácaros viven dentro de la piel de nuestras mascotas haciendo galerías y surcos dentro de la piel, lo cual es causante de escozor y molestia.

Las garrapatas pueden causar parálisis por gran cantidad de picaduras, además de lesiones de piel.

Las pulgas causan alergias, pudiendo llegar a generar una dermatitis.

Los zancudos son muy comunes y producen muchas molestias y alergias con una picadura, además de ser portadores de diversas enfermedades.

En resumen,

Para mantener a nuestra mascota sana, tenemos que tomar una serie de previsiones:

  • Colocarle sus primeras vacunas, aproximadamente a los 45 días de haber nacido ya es necesario colocarle sus primeras vacunas y, luego, estar pendiente de los refuerzos o vacunas posteriores, como por ejemplo la de la rabia, que el veterinario indique que haya que colocarle, esto es muy importante, de esta manera ayudamos a nuestra mascota a estar siempre sana.
  • Bañarlo periódicamente, aplicarle champús y productos antigarrapaticidas y antipulgas.
  • Mantener su espacio limpio.
  • Cambiar el agua que ingiere una o dos veces.
  • Mantener una alimentación sana y apropiada.
  • Una consulta periódica es de vital importancia para nuestra mascota, así como mantener al día su debida desparasitación.

Leave a Reply